Go to Top

Cómo tener tiempo para todo

 Alguna vez has tenido la sensación de que no tienes tiempo suficiente para todo? Tal vez planificas tu agenda pero luego pasa el día y te da la sensación de que no has hecho nada de lo que habías anotado. A veces sucede que a pesar de la agenda, libreta, recordatorios en el móvil, acabamos haciendo sólo las cosas urgentes y todo lo demás importante pasa al día siguiente.

 

El tiempo es un valor tan relativo. A veces tenemos demasiado y otras no es suficiente. Lo que está claro es que el día son 24 horas para todo el mundo.

 

Como no somos máquinas, ni ordenadores, hay factores que a veces no tenemos en cuenta a la hora de planificar nuestro día o nuestra semana. Por ejemplo, puede pasar que alguna de las cosas pendientes a hacer finalmente no nos apetezca, que haya un imprevisto urgente que demore todo lo demás, que aplacemos otras cosas y nos vayamos con amigos a tomar algo, etc…

Cuando no cumplimos con nuestra agenda nos sentimos mal aunque el motivo haya sido pasárnoslo bien, descansar o simplemente hemos tenido un imprevisto que nos ha quitado mucho tiempo.

 

Y si en nuestra agenda incluimos estar descansando en el sofá sin hacer nada, ver una película o ir a tomar algo con los amigos de forma improvisada? Si está “planificado” es posible que no nos sintamos tan mal. Simplemente estamos siguiendo el calendario semanal.

Stephen R. Covey, plantea un modelo de administración del tiempo muy interesante, en su libro, Los 7 hábitos de la gente altamente efectiva. A este hábito le llama “establecer primero lo primero”. Y qué es lo primero para ti?

 

Haciendo un repaso a todas las técnicas de gestión del tiempo, existen las listas de tareas y las notas. Otra sería las agendas. Un poco más completa que la anterior porque aparece la dimensión de programar las actividades de futuro.  Otra forma es la que además de la planificación diaria, incluye objetivos, tareas a corto, medio y largo plazo. Ya sea en una agenda o en un calendario.

 Este último es un modelo muy eficaz, pero las personas pueden sentirse asfixiadas con tanto control sobre el tiempo y además no incluye oportunidades de disfrutar momentos espontáneos del día, satisfacer necesidades humanas, entre otras cosas.

 

El modelo que él propone es éste:




“Si las prioridades surgen de factores extrínsecos (el jefe, nuestra pareja, el dinero, los amigos…) continuamente la persona se moverá en los cuadrantes de urgencia.
Si las prioridades surgen de un centro de principios y de una misión personal, si están profundamente arraigadas en nuestro corazón y nuestra mente, nos moveremos en el segundo cuadrante como un lugar estimulante y natural”.

Uno de los aspectos importantes a la hora de planificar nuestro tiempo y de priorizar, es saber cuáles son nuestro propósitos, nuestros objetivos o nuestra misión. A la hora de tener claros nuestros objetivos nos ayudará conocer nuestros valores, o las cosas importantes para nosotros.

 

Por ejemplo, una persona que se agenda ir al gimnasio pero luego no va, es necesario que se pregunte porqué quiere ir al gimnasio. Si ese objetivo no está relacionado con algo más profundo, la autodisciplina no siempre será suficiente y es muy posible que le cree insatisfacción personal el hecho de no haber ido.

En cambio una persona que siente de forma profunda que quiere aficionarse a correr maratones o a estar en forma para tener una vida saludable, ir al gimnasio saldrá de forma más natural. La disciplina es necesaria, pero es más fácil hacer una  acción con un claro objetivo que sin un propósito real.

Covey, en su libro, también indica que todos tenemos varios roles que asumir a lo largo del día. Por ejemplo en mi caso, yo misma, hija, pareja, amiga, hermana, coach, formadora, empresaria, etc… De cada uno de los roles surgirán unos objetivos y en consecuencia unas funciones y tareas.

 A partir de aquí lo puedo agendar de forma semanal, y temporalizarlo. Siempre teniendo en cuenta que es una herramienta flexible y que pueda ser portátil para tenerla conmigo e ir revisando y aprendiendo sobre la experiencia.

Tu coach puede ayudarte a concretar objetivos para tener más claridad a la hora de gestionar mejor tú tiempo. Puede guiarte a que encuentres la mejor fórmula para ti, para que de forma eficiente sientas cómo puedes tener el control sobre tu tiempo y hagas todo lo que te gusta, te interesa y te enriquece.

Puedes ponerte en contacto conmigo para realizar una sesión gratuita sin compromiso y te explico cómo puedo ayudarte a lograrlo.

Qué puedes hacer, que no estás haciendo ya y que representaría una significativa mejora en tu vida? 

Si tienes alguna duda en tu planificación del tiempo, me encantará que lo compartas conmigo. Deja tu comentario en el post!

Deja un comentario

¿Quieres probar una sesion?

Te ofrezco una sesión de prueba totalmente gratuita, para que nos conozcamos y despejes todas tus dudas. Sin compromiso, sin ataduras. Simplemente pruebas y luego decides.

¡ Quiero Probar !