Go to Top

Esta Navidad, qué te puedes regalar?

Hace unos diítas que no escribo y dado que llegamos a las fechas navideñas, me apetece hablar de los regalos, pero desde el punto de vista menos comercial que se me ocurre.

 

Hace unos meses tuve la suerte, y digo suerte porque el mundo se configuró para que esto pudiese producirse, y el placer de experimentar lo que es hacerse un regalo. Un regalo con todas las letras, un señor regalo. En un año de movimiento, cambios, estrés, rapidez y actividad, decidí regalarme tiempo. Si, tiempo para mi, para disfrutarlo yo sólita y conmigo misma. No fue una decisión fácil; dejar de lado a tu familia y marcharte sola no es lo más fácil del mundo, pero tenía claro que me traería bien, y así lo hice.

Tras dieciséis horas de viaje,  llegué a una isla de calma y tranquilidad en un mundo de simpático caos. Claudia, mi amiga y compañera me lo había recomendado, y la verdad es que no se quedaba corta en sus descripciones. Me dediqué tiempos de soledad, cariño hacia mi y hacia los demás, horas de sueño, y un poco de aventura y buenas conversaciones. Disfruté los días al máximo y extraje todo lo que pude de ellos.

¿Y qué quiero compartir con vosotros? Pues que en muchos ocasiones se nos pasan los días, semanas y la vida entera pendientes de los demás, y cuando nos damos cuenta no nos hemos dedicado ni un ratito, ni un espacio, ni un cariño a nosotros mismos. ¿Y cual es la consecuencia de esto? si no dedicamos tiempo a querernos a nosotros...¿cómo queremos que nos quieran los demás?¿cómo nos sentiremos al final del día?

Es por esto, que para estas Navidades os propongo haceros tres regalos, sólo tres simples regalos que tenéis al alcance de vuestra mano:

El primero consiste en dedicar al menos una vez a la semana un par de horas a aquella actividad que nos da buen rollo, energía y alegría. Sea lo que sea, incluirlo en una rutina y dedicarle ese ratito semanal, poniendo nuestra atención y cariño en ello. Yo misma estoy dedicando ese ratito de cariño a escribiros.

El segundo regalo no es otro que quereros un poco cada noche, antes de iros a la cama. Dedicad cinco o diez minutos a repasar todo aquello que habéis hecho bien durante el día. Disfrutad de ese reconocimiento que os merecéis y que seguro que no hacéis tan a menudo como deberíais. Apuesto a que os dormís con una sonrisa.

Y el tercer regalo que os propongo es uno muy sencillo. Cuando os levantéis por la mañana y os vistáis, elegid cada día al menos una prenda que os guste mucho o tenga significado para vosotros. Quizás porque sea un regalo de alguien que queréis, o que comprasteis en un sitio muy bonito, que lleva mucho tiempo con vosotros y le tenéis cariño o porque simplemente os guste.  Ésta es una forma sencilla de animaros por la mañana y os puede durar todo el día. Si quererse no cuesta tanto, sólo hay que ponerle un poco de ganas y una sonrisa.

Durante estos días vamos a dejar de lado nuestros juicios, y vamos a aceptarnos como somos, sin excluir esos defectos que tenemos y que forma parte de nosotros. Vamos a aceptar que de vez en cuando nos equivocamos, como lo aceptaríamos de cualquier persona a la que queremos. Vamos a darnos esta libertad de no ser perfectos.

 

Contadme que tal os van los días con estos regalos que os hacéis, estoy deseando conocer vuestras experiencias.

 

Angie

Deja un comentario

¿Quieres probar una sesion?

Te ofrezco una sesión de prueba totalmente gratuita, para que nos conozcamos y despejes todas tus dudas. Sin compromiso, sin ataduras. Simplemente pruebas y luego decides.

¡ Quiero Probar !