Go to Top

Lo dejas para mañana o lo empiezas a hacer hoy?

Procrastinar, postergar, aplazar, dejar para mañana lo que no quieres hacer hoy… Te suena? Seguro que te sientes identificado con estas palabras. Creo que es totalmente humano aplazar las cosas que no nos apetecen hacer. Lo malo es que luego nos sentimos mal por ello y lo bueno es que cuando lo hacemos nos sentimos muy bien con nosotros mismos
Todos tenemos alguna especialidad a la hora de postergar y somos expertos en algún área. Las tareas de la casa, ordenar las facturas, poner la lavadora, planchar la ropa… O en el trabajo procrastinamos o postergamos cosas que “deberíamos” hacer. Enviar un email importante, leer/escribir algún artículo, acabar una tarea que nos cuesta más de lo habitual, solucionar un problema…

En general son pequeñas cosas del día a día, pero el hecho de no hacerlo nos va restando energía.

Porque lo hacemos? Puede que saber el porqué nos ayude a entendernos un poco mejor y si queremos, será más fácil poner remedio.

Uno de los principales motivos por los cuales solemos dejar las cosas para luego, es precisamente eso. Sabemos que existe un después. Siempre podemos hacerlo mañana, la semana que viene, el año que viene… Creemos que siempre habrá un futuro, un mañana. Aunque en realidad, no nos lo puede garantizar nadie. Si te quedara un mes de existencia en la tierra, que es lo que seguro que dejarías de postergar? Y qué es lo que quitarías de tu lista de “tengo que…”?

 

Otro de los motivos es el ahorro de energía. Ir al gimnasio o empezar a hacer una dieta, son cosas que también solemos procrastinar a menudo. El instinto de supervivencia del ser humano es el de llegar a la meta con la mínima inversión de energía posible. Así que es natural que evitemos el esfuerzo. Este hecho nos lleva a plantearnos nuestro objetivo. “Realmente deseo hacer lo que me he propuesto?”

Si te has planteado perder esos quilos que crees que te sobran y no lo consigues, a lo mejor es porque no estás dispuesto a pagar el precio que requiere. Puede que la procrastinación radique en que en lo más profundo de ti no lo deseas. No te tortures, elimínalo de tu mente hasta que estés realmente convencido. Quizá así te sientas mejor contigo mismo. Si no, hazlo! Empieza con el primer paso, a ver qué pasa. Probablemente, poco a poco te costará menos conseguirlo.

Yo creo en esta frase de Tony Robbins: “Las personas no son vagas, tienen metas impotentes, metas que no los inspiran”.

 

Otras veces procrastinamos porque tenemos inseguridades y miedos sobre alguna acción y la forma de “enfrentarnos” es aplazándolo. Por ejemplo, la fastidié con un amigo y postergo la llamada para pedir perdón. En el trabajo me han pedido un informe y postergo hacerlo porque quiero impresionar a mi jefe pero no sé como hacerlo…. Tomar consciencia de ello nos puede ayudar a comprender mejor la situación y valorar qué queremos hacer al respecto.

 

Un fenómeno relacionado con la procrastinación, es que es como un círculo vicioso. Cuanto más se procrastina, más se tiende a volver a hacer. Va cogiendo mucha fuerza y se puede llegar a una espiral de malestar que no vale la pena y es recomendable romper para sentirnos mejor con nosotros mismos. Podemos llegar a sentir que lo postergamos “todo” y aunque no siempre es así, la sensación de molestia no nos la quitamos de encima.

Hay dos opciones: una es dejarlo para más adelante. Elimínalo de tu lista de “tengo que…” no tengas miedo. Experimenta qué se siente sin tener nada pendiente. A lo mejor te sientes más liberado y con esa nueva energía encuentras ganas para hacer lo que antes no hacías.

La otra es, hazlo. No le des más vueltas. Empieza por la parte más fácil, la que crees que es más asumible de todo ello. Cuando lo hayas logrado, date un premio, te lo mereces! Una vez hayas disfrutado de tu recompensa, quizá quieres plantearte dar otro pasito.

 

Creo que es importante ser buenos con nosotros, querernos y comprendernos, en vez de castigarnos. Del amor por nosotros mismos, saldrán cosas maravillosas y posiblemente nos sintamos más motivados para lograr lo que nos proponemos.

 

 

 

Qué es lo que sueles postergar o cuándo sueles procrastinar? Qué quieres hacer con ello?

 

 

 

Deja un comentario

¿Quieres probar una sesion?

Te ofrezco una sesión de prueba totalmente gratuita, para que nos conozcamos y despejes todas tus dudas. Sin compromiso, sin ataduras. Simplemente pruebas y luego decides.

¡ Quiero Probar !