Go to Top

Cómo tomar la decisión adecuada?

Muchas veces, encontrarnos en una encrucijada, nos produce en mayor o menor medida incertidumbre y malestar. Nos gustaría tomar la decisión correcta, la que nos aporte más beneficios, la mejor.

Y le damos vueltas y vueltas, nos quedamos paralizados esperando inspiración divina o que alguien nos diga qué hacer.

Ambas cosas no tienen porqué ser malas, pero si no llega ni una ni otra o prefieres hacer las cosas por ti mismo, aquí tienes una guía que te puede ayudar a tomar la mejor decisión para ti.

 

El principal factor que influye a la hora de tomar decisiones son nuestros valores. Vivir en base a ellos nos dará sentido y dirección al camino que vamos tomando.

Sabes cuáles son tus principales valores? Algunos son coyunturales y van cambiando con el tiempo, pero otros son o deberían ser innegociables. Suelen ser definidos por una palabra (justicia, bondad, familia, amistad, libertad, disfrute, aprendizaje, etc…) te imaginas que uno de tus principales valores fuera el aprendizaje y en tu puesto de trabajo las tareas son totalmente mecánicas y casi no hay lugar para aprender cosas nuevas?

 

Por otro lado, hay que tener en cuenta las expectativas. Qué quieres obtener con tu decisión?

Por ejemplo, si tomamos una decisión en base a lo que se espera de nosotros o para agradar a los demás, es muy posible que algo dentro nuestro no nos haga sentirnos satisfechos del todo.  Así que, si hay algo que no te hace sentir bien o te preocupa, pregúntate si estás siendo fiel a tus valores.

 

Una vez tienes claros tus valores, analiza cada una de las opciones.

Tanto si son dos opciones (Sí o no) como si hay varias, observa todas las ventajas e inconvenientes de cada una de ellas.

 

Incluso se puede escribir en un papel ya que de esta forma se ayuda al cerebro a procesar y hacer reales estas reflexiones.

 

Compara todas las ventajas e inconvenientes de las opciones a tener en cuenta para tomar la decisión, con tus principales valores.

Pueden haber diferentes técnicas. Una puede ser valorar del 1 al 5 cuánto se acerca nuestro valor a cada una de las ventajas.  También,  una simple reflexión puede ser suficiente.

De esta forma tendrás un mapa más claro de qué decisión te conviene más, qué opción está  más cercana a tus principales valores.

 

El paso siguiente es tomar la decisión!

 

Si quieres ir más allá evalúa cuál ha sido el resultado de tu decisión, observa las consecuencias que ha tenido. Aprender en base a la experiencia te permitirá tener más claro qué hacer en el futuro ante una situación parecida. Pasados unos días podrás ver el impacto de tu decisión y evaluar si has elegido la opción más adecuada para ti o no.


Si después de tus análisis crees que te has equivocado, enhorabuena! La próxima vez tendrás la oportunidad de estar más cerca de acertar.

Si el resultado de tu decisión no ha sido el esperado, puedes revisar tus expectativas. Lo que esperabas dependía únicamente de ti? Sólo podemos controlar las variables que dependen exclusivamente de nosotros. Una de ellas es la tranquilidad de saber que hemos hecho lo correcto o lo mejor que hemos podido. Todo aquello que podemos controlar por nosotros mismos aumentará nuestro grado de autoconfianza.

 

Tienes una decisión que tomar? Sigue los pasos para acertar!

 

1. Define tus principales valores, aquello que es realmente importante para ti

2. Escribirlo en un papel te puede ayudar

3. Analiza las opciones

4. Valora las ventajas e inconvenientes

5. Evalúa el resultado

6. Aprende de la experiencia

 

Aquí tienes un vídeo sobre la importancia de equivocarse y la gestión por valores en las organizaciones.

Se ha de ser muy valiente para ser fiel a uno mismo, pero hacerlo tiene una gran recompensa.

Fuente: Pinterest

Si quieres tener más claros cuáles tus valores y cómo vivir en base a ellos ponte en contacto conmigo para que pueda ayudarte y descubre todo lo que tu coach puede hacer por ti.

Deja un comentario

¿Quieres probar una sesion?

Te ofrezco una sesión de prueba totalmente gratuita, para que nos conozcamos y despejes todas tus dudas. Sin compromiso, sin ataduras. Simplemente pruebas y luego decides.

¡ Quiero Probar !